domingo, 26 de marzo de 2017

Reseña: Los imaginarios, A.F.Harrold



Título: Los imaginarios
Autor: A.F. Harrold
Lugar de publicación: Barcelona
Editorial: Blackie Books
Año: 2017
Páginas: 225


Personajes: Amanda, Rudger, Julia
Temática: novela adolescente, terror, miedo, suspense, misterio
Localización espacio-temporal: Gales, s. XXI





Resumen:


Rudger es el mejor amigo de Amanda. Rudger no existe, pero nadie es perfecto. Solo Amanda puede ver a su amigo imaginario. Pero un día el señor Bunting llama a su puerta. Y quiere llevarse a Rudger. Algunos dicen que Bunting se alimenta de amigos imaginarios. La única solución es que Rudger huya solo. Pero ¿puede un amigo imaginario sobrevivir sin alguien que le imagine? Una historia extraordinaria sobre la pérdida, la compañía y la identidad. Para los fans de Roald Dahl y Neil Gaiman. «He tenido la suerte de descubrir de adulto el libro que me habría encantado leer de niño.» J. A. Bayona




Mi opinión:


Una de las cosas que más llama la atención de este libro, a parte de lo que narra, son las imágenes que acompañan la historia. Están llenas de vida y son parte misma de la trama, ya que de repente, y para escenificar, por ejemplo, que en una habitación se apaga la luz, las páginas se vuelven negras y con el texto en blanco. Es tan sólo una de las muchas pruebas de lo mágica que puede llegar a ser una ilustración bien hecha y que tanto nos cuenta.

Esta es una novela de misterio orientada a la edad adolescente, algo más pequeña que las novelas que estoy acostumbrada a leer, por lo tanto a los niños/as de entre 10 y 12 años les va a encantar.

Al principio da algo de miedo, incluso a mí, con 43 años, mientras la leía, ya que me llamó la atención mucho la niña fantasma que aparece algunas veces.

La novela trata el tema del abandono de los padres hacia sus hijos, a pesar de estar en la misma casa durante horas, en como pueden estar tan ocupados que no se dan cuenta de que sus hijos los necesitan. Nuestra protagonista se ve en este caso: Amanda acostumbra a jugar sola, sin amigos, y el mejor amigo que tiene no existe, es un amigo imaginario, ya que lo ha creado ella con su imaginación.

"Eso no significa que la señora Shuffleup no fuera una buena madre, ni que no estuviera dispuesta a pulsar inmediatamente "guardar" en el ordenador y sentarse a leer un libro con Amanda o jugar con ella a algún juego de mesa o ayudarla a hacer los deberes o llevarla al cine, si Amanda se lo pedía. Con todo, le gustaba que Amanda fuera de esas niñas que estaban contentas ocupándose de sus cosas. A lo mejor eso hacía que se sintiera menos culpable por tener que pasar tanto tiempo trabajando en su estudio."

Debo decir que personalmente pienso que la gente que lee y tiene una mente tan abierta y desarrollada como para vivir una vida imaginaria, me parecen geniales. Yo creo que un niño o niña con mucha imaginación siempre es más rico intelectualmente, culturalmente, y desarrolla mucho mejor sus dones. 

Rudger es ese chico imaginario que juega con Amanda, y vive dentro del armario, donde ella cuelga toda su ropa. Aparece poco a poco y se va haciendo más nítido conforme ella sigue imaginando. 




La misma temática incluso se entremezcla en sus juegos con Rudger, ya que este niño imaginario también tiene sus momentos de enfado, que reflejan lo que he estado explicando pero de distinta manera:

"Amanda lo había hecho enfadar. Lo había puesto furioso. Se suponía que era su amigo, su mejor amigo, pero ni siquiera le escuchaba. Rudger acababa de tener la experiencia más aterradora de su corta vida (...) pero a ella no le importaba en absoluto."

"Una niña fantasma imaginaria casi me secuestra y tu...Tú ni siquiera me escuchas."

"Rudger comprendió que el problema de Amanda era que no se fijaba en las cosas."



La novela hacia la mitad, nos adentra en el mundo de los libros, la literatura...escenificado en forma de biblioteca. Allí los niños con imaginación, gracias a la lectura de los cuentos y libros, pueden hacer que estos seres imaginarios sigan con vida, ya que si los olvidan ellos desaparecen.

"Estaba en una biblioteca. 
Amanda le había hablado de ellas, pero nunca había visto ninguna. Le había dicho: "Es el mejor sitio para estar cubierto un día de lluvia. Cada libro es una aventura", y a ella le encantaban las aventuras."

Rudger se ve en un momento separado de Amanda debido a un accidente, por lo que durante toda la historia se pasa los días buscándola para volver con ella. En la biblioteca conocerá a los demás seres imaginarios que le ayudarán a conseguir su meta, seguir vivo.

El libro nos habla de la vida y la muerte, de la amistad, de la familia, de los lazos tan profundos que hay entre los seres vivos y los fantasmas, aunque no creamos en ellos. Nos  habla de los miedos y del dolor de perder a aquellos que queremos con todo nuestro corazón, el miedo al olvido:

"Rudger tenía un agujero en el pecho. Un agujero donde antes tenía el corazón, o donde él imaginaba que lo tenía, o donde Amanda se había imaginado que lo tenía. Ahora estaba hueco, y resonaba como una lata vacía."




El libro me ha recordado a las historias de Tim Burton, pues las ilustraciones nos llevan a sentir esas emociones que el texto quiere transmitir. Si os fijáis bien en la parte de abajo derecha de las hojas, veréis un dibujo que va adquiriendo vida mientras vamos pasando las hojas, ha sido todo un detalle.

"Él no tenía esa chispa que tenía Amanda. No tenía la imaginación necesaria para imaginar nuevos mundos."

Nos habla también de las personas adultas que han olvidado como se sentían cuando eran niños o niñas, y como una vez lo recuerdan, pueden ser más empáticas con los sentimientos de sus hijos, pues la madre de Amanda también tendrá un amigo imaginario, esta vez un perro llamado Frigo, cuando ella era pequeña.

El papel de villano está reflejado en un personaje algo raro, un hombre de mediana edad, barrigudo y calvo, vestido con una camisa hawaiana y pantalones cortos, que lleva siempre junto a él a una niña imaginaria semejante a esas que dan tanto miedo y que salen en las películas japonesas. 

Un gato, un osito de peluche, unos cuantos gnomos...y algunos personajes más, a cuál más estrafalario, serán los compañeros de viaje de Rudger, en esa empresa tan importante como es reunirse de nuevo con su mejor amiga. 

Una historia de miedo, pero también llena de ternura y sacrificio, así como de cariño y amistad. La precaución que hay que tener frente a los desconocidos. Una novela que no vas a olvidar fácilmente. Y que seguramente, te devolverá de nuevo a tu infancia algo olvidada. Un libro recomendado tanto a niños como a adultos. Tanto si eres hijo como si eres ya padre también.

"Sí, el Sermón. Es lo que reciben todos nada más entrar por esa puerta la primera vez. Estás asustado, tienes miedo, se han olvidado de ti, has empezado a Apagarte...Y entonces, justo antes de que se te lleve el viento, encuentras una puerta mágica y, de repente, descubres que Copito de nieve te está mirando fijamente."

"Las fotografías son lo único que tenemos de algunas personas. Eso y nuestros recuerdos."


Puntuación: 5/5



Gracias a la Editorial Boolino por la galerada ;)


3 comentarios:

  1. Hola! No lo conocía y pese a que no es mi estilo de lectura la verdad es que tiene muy buena pinta así que no lo descarto. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola ^^
    No lo conocía tampoco, pero lo añado también a los pendientes. Tiene muy buena pinta. Este tipo de historias me encantan.
    Gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    No lo conocía y no lo veo muy de mi estilo pero con tu reseña me ha llamado la atención y tengo ganas de leerlo así que queda apuntado.
    Gracias por tu reseña
    Besos!

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...