lunes, 31 de agosto de 2015

¡Cuando intenten apagar tu luz, brilla más!: la envídia...

Os dejo este vídeo que explica muy bien lo que las personas envidiosas hacen para hundirte cuando destacas en algo: escribes, dibujas, cantas, actúas, sonríes...

Es importante seguir luchando por tus metas y sueños, por lograr tus objetivos en la vida, por mejorar, superarse a uno mismo...etc digan lo que digan los demás para intentar que lo dejes de hacer. Quieren verte desistir, pero tú no lo vas a dejar de hacer porque lo que importa es que a ti te haga feliz y te ayude a crecer como persona.





¡Siempre habrá alguien que intente apagar tu luz, pero tú sigue brillando porque es lo que te hará feliz e impedirá que los demás te hundan!






domingo, 30 de agosto de 2015

Reseña: El rithmatista, Brandon Sanderson






No sabía lo que iba a encontrarme en esta novela, porque era la primera novela que leía del autor. Quise empezar con una novela juvenil de fantasía, ya que es mi género favorito, y me he encontrado con algo mucho más original todavía. Sí que es verdad que las escuelas de magia están ya muy vistas, pero no existe una con las cualidades de esta en concreto.

Los rithmatistas (una especie de magos) se dedican a aprender cómo defenderse de los enemigos (tizoides). La peculiaridad de esto estriba en que la manera en que luchan no es mediante hechizos de magia, sino mediante "dibujos de tiza" en el suelo. Así, el libro está plagado de dibujos que nos van orientando sobre cada táctica de lucha (una serie de círculos dispuestos de determinada forma) y vamos aprendiendo lo que significa cada uno de esos sistemas de defensa.




Las Islas Unidas podríamos equipararlas a un nuevo sistema de "Estados Unidos", son todo islas con nombres parecidos a los mismos, si bien con alguna variación. También existen varias Academias Rithmáticas en distintos países: Armedius (la de esta novela), Calgarius, Denver, Maineford, Montreal (Canadia), Nuestra señora del Círculo, De la Rueda Divina (Nueva Espania) y Valendar (California).


El libro contiene un mapa de todos los lugares e islas, y a principio de cada capítulo está una de las tácticas de lucha: Defensa Easton Básica, Defensa Jordan...etc, las cuatro  líneas rithmáticas (Custodia, Prohibición, Creación y Vigor). En esta Academia Armedius está nuestro protagonista, un chico llamado Joel, que no es rithmatista pero quiere estudiar todo lo relacionado con la rithmática y se le da bastante bien. Por otro lado, tenemos a Melody, una chica rithmatista que no quiere serlo (nunca llueve a gusto de todos por lo que podemos ver) y está deseando irse de la escuela porque le obligan a ir allí sus padres "importantes" por decirlo de alguna manera. Ambos se conocen porque tienen lugar unos secuestros en la academia, desaparecen unos cuantos estudiantes, y Joel será el ayudante del profesor Fitch en una investigación sobre el caso.
Y como toda novela de fantasía, tenemos a nuestro villano, el profesor Nalizar, sospechoso desde el primer momento, quizá porque ha entrado en la escuela de una forma un tanto dramática y por la fuerza, retando a un duelo al profesor Fitch. 

La novela se lee en un suspiro, es de estas lecturas super rápidas, con un ritmo que no para ni un solo momento, donde vamos descubriendo los detalles del caso poco a poco junto a nuestros protagonistas adolescentes, Joel y Melody, y descubrimos como es la academia, sus costumbres, las clases de rithmática, los diferentes niveles sociales que hay dentro de la misma. Así, a pesar de ser la introducción a la trilogía, hay acción continuamente, así como misterio sobre lo sucedido en la academia, y no nos aburrimos en ningún momento. El autor sabe conectar con el público al que va destinado porque la narración es muy ágil y simple, con muchísimos diálogos que hacen amena su lectura.

¡No os perdáis a este autor porque promete mucho, y como sabréis también escribe novela de fantasía adulta!. Sin duda yo seguiré leyendo sus libros porque me ha gustado mucho su manera de narrar y la fluidez de la trama, todo muy bien hilvanado y que mantiene el misterio hasta el final. Espero conseguir pronto la continuación de esta trilogía tan original, donde un dibujo de tiza puede ser letal.


Puntuación: 4/5




viernes, 28 de agosto de 2015

Novedades juveniles - Septiembre 2015



¡Hola!

Estos libros salen este próximo mes de septiembre, se trata de algunas novelas juveniles que a mi parecer tienen bastante buena pinta, ¿qué opináis?





El diario de Rywka, Rywka Lipszyc




El diario verídico de Rywka Lipszyc, una joven superviviente de Auschwitz. Uno de los testimonios más desgarradores del Holocausto, perdido durante años, ve la luz por primera vez a nivel internacional. Rywka Lipszyc fue una chica judía de catorce años que vivió en el ghetto de Lødz, en Polonia. Entre 1943 y 1944 escribió un diario, en el que nos cuenta no solo los horrores de los que es testigo, sino también quiénes son sus amigos y su familia, cómo le va en el trabajo y en la escuela, y cuáles son sus sueños y esperanzas para el futuro. El diario fue hallado por una doctora del ejército ruso en el crematorio de Auschwitz, que lo guardó como un tesoro. Ahora, setenta años después, se ha conseguido traducir, revelando este maravilloso testimonio de cómo la vida transcurre incluso en los tiempos más oscuros, sacando a relucir lo más brillante del espíritu humano.




Todas las palabras que no me han dicho, Véronique Ponlain
(10  septiembre)


Fresca, intimista e infinitamente cómica, Todas las palabras que no me han dicho es la nueva novela revelación en Francia, donde ha vendido más de 50.000 ejemplares. Ser adolescente no es nada fácil, y menos aún si, como Véronique, se vive con un padre y una madre un tanto especiales, que no puede comunicarse como el resto del mundo. Fuera de las paredes de su casa, la gente cuenta historias, se enfada, ríe y ama. Los padres de Véronique también hacen todo esto, pero con las manos: son sordomudos. Las pequeñas anécdotas e historias familiares son tan irreverentes como reflexivas, tan sencillas como profundas, tan singulares como cercanas a nuestras experiencias. De lo que podría haber sido un drama, Véronique Poulain hace una comedia: un libro único sobre una familia que también lo es. La crítica ha dicho...«Una pequeña joya.»Femme Actuelle «Divertido, cruel y conmovedor.»Ouest France «Una magnífica declaración de amor filial.»Libération





Aquello que creíamos perdido, Adi Alsaid
(10  septiembre)


Cuatro adolescentes de las cuatro puntas de los Estados Unidos tienen una cosa en común: una chica llamada Leila. Aterriza en sus vidas con su ridículo coche rojo justo en el momento en que más la necesitan. Por ejemplo, Hudson, un chico que trabaja en un taller mecánico de una pequeña población y que está dispuesto a tirar sus sueños por la borda por el amor verdadero. Luego está Bree, una chica que se ha escapado de casa y está dispuesta a vivir a tope cada día, incluso si tiene que robar para ello; Elliot, que cree en los finales felices, y Sonia, que está convencida de que cuando perdió a su novio, con él se fue su capacidad de amar. Hudson, Bree, Elliot y Sonia encuentran en Leila a una amiga, y cuando esta se va para proseguir su camino, sus vidas cambian para siempre. Sin embargo, durante su viaje, Leila también descubrirá que lo que más necesitas a veces está justo al principio y que, quizá, la única manera de encontrar lo que estás buscando es perderse en el camino.

jueves, 27 de agosto de 2015

Mini-reseña: Persona normal, Benito Taibo




Supe de este libro gracias a varios canales de Booktube latinos que lo recomendaban. Es una novela juvenil de autoayuda (ambientada en México y sus costumbres) podríamos decir, ya que en cada capítulo van pasando cosas que enseñan a Sebastián, sobre como defenderse en la vida. Su tío Paco es el guía, quién le va enseñando a vivir, al margen del colegio, que según él solo te enseña una profesión pero no te enseña a ser libre. 

Si habéis leído algún libro del conocido Paulo Coelho sabréis identificar de qué tipo de historias hablo, ya que este libro se asemeja mucho. Un niño que no sabe nada sobre la vida, que está entrando en la adolescencia y que necesita de un adulto que le guíe por estos caminos tan dificultosos que conducen a la felicidad. 

Es un libro que nos enseña a ser únicos, despierta nuestra creatividad, nos habla de lo que podemos hacer y no de lo que no podemos, de todo aquello que nos hace personas, pero sobre todo, y lo más impotante, "a no ser una persona normal", a disfrutar de lo que haces, a vivir al máximo cada detalle cotidiano y a aprender de tus errores. Caerte y volver a levantarte.

"El caso es que todos nos ponemos la máscara, el antifaz, la capa, las botas, para  de vez en cuando no pasar inadvertidos. Para no ser uno del montón."

También nos enseña a ser humildes, a aceptar que no lo sabemos todo ni tenemos la última palabra en las cosas que nos suceden:

"Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre."




La novela nos enseña a valorar lo que tenemos y disfrutarlo antes de que sea demasiado tarde, a no amar más lo material que a las personas que nos rodea:

"Cada canción, cada sueño, cada encuentro fortuito o premeditado, cada película vista, cada libro leído te hacen una persona diferente, te determinan. Eso es lo que se llama una educación sentimental."

La literatura está muy presente durante toda la novela, y son innumerables los libros que se mencionan aquí, por lo que os recomiendo simplemente que os la leáis para ver qué otros libros os estáis perdiendo, y qué puede aportaros cada uno de ellos.

Una novela juvenil narrada desde el punto de vista de Sebastián, el adolescente que va a descubrir otra manera de ver la vida, algo muy distinto de lo que los adultos quieren hacerle creer. Querer es poder, y para lograr lo que quieres y perseguir tus sueños, debes no tener miedo, el sentimiento que a todos nos paraliza alguna vez.

Y por último, nos hace reflexionar sobre la genialidad y la envidia que esta genera en los demás:

"¿Porqué somos incapaces de reconocer a los genios? -pregunté.

Porque son diferentes. Los seres humanos normales no quieren que otros se salgan del guión. Somos una civilización de ovejitas blancas que nos seguimos unas a otras rumbo al precipicio. Y de vez en cuando surge una ovejita negra, o roja, o rosa que dice: ¡Eyyy, no es hacia allí, es para el otro lado! Y todas las ovejitas blancas no escuchan y lo atropellan y maltratan."





Puntuación: 3/5


miércoles, 26 de agosto de 2015

¿Eres hipersensible? ¡Eso no es malo!

Hoy estaba dando una vuelta por algunos canales de Youtube que tocan temas de psicología emocional y me ha sorprendido bastante ver cómo algunos de ellos hablaban en sus vídeos sobre la "hipersensibilidad" como algo a eliminar de nuestra personalidad, lo ven como un rasgo a quitar de en medio para que podamos estar en este mundo sin "sufrir" sus consecuencias, como si ser "hipersensible" fuera algo malo, la peste, un virus o algo así...

Yo reconozco que soy una persona "hipersensible", que me emociono con cosas que otras personas no se emocionan, que tengo especial sensibilidad con las críticas hacia mi persona o que yo me tomo como personales sin estar dirigidas concretamente a mí. Es decir, veo un grupo de personas en la misma sala donde yo estoy que se están riendo, por ejemplo, y ya pienso que se burlan de mí. Eso sería la parte negativa de mi "don", porque creo que vosotros, los que seáis sensibles, tenéis un don, y no una carga. Y os explico el porqué.





Se tiende a pensar que aquellas personas que lloran, ríen, expresan sus emociones habitualmente, son personas "débiles", cuando realmente es de valientes expresar tus sentimientos y pensamientos a los demás sin pudor, sin tapujos, decir lo que piensas, reaccionar ante las injusticias que ves en el mundo, llorar cuando ves un accidente, socorrer a aquellas personas que ves tristes y necesitan soporte emocional, apoyo moral...etc.

Creo que el mundo "necesita" más personas como nosotros, que hagan uso de esa sensibilidad que tienen pero que la mayoría de veces "no se atreven a expresar" ante los demás por "miedo" a quedar mal, a hacer el ridículo, a dar tu opinión sobre algo por si se ríen de ti o van contra ti...

Pienso que ser hipersensible tiene sus pros y sus contras. Por ejemplo, en el trabajo, no puedes pasarte el día llorando por alguna frase de algún compañero que "consideras hiriente" y que en realidad, si lo piensas un poco, no va con mala intención o la persona no lo decía por hacerte daño, eso sería contraproducente en este caso. Pero no es algo tan malo si cuando la utilizas para empatizar con el dolor ajeno, porque usando esa sensibilidad es como puedes darte cuenta de que alguien te necesita y ayudar a esa persona a sentirse mejor, apoyarla moralmente en la situación dificil que esté pasando...etc.

Hace poco tiempo, una mujer en una sala se puso a llorar. Nadie se acercaba, yo me acerqué voluntariamente y me explicó que era de Cuba y llevaba aquí un mes en España, más o menos, y que su hijo acababa de morir hacía 1 semana, pero no lo había podido ir a despedir porque él seguía allí en Cuba. Hubo varias reacciones: algunos pensaron que estaba "mintiendo", que iba de víctima ya que pedía dinero para arreglar los papeles del funeral, otros simplemente no se acercaban y no querían saber nada del tema, otros intentaban decirle "cómo debía sentirse", cuando en realidad el proceso de duelo por la muerte de un ser querido tiene que tener un tiempo de asimilación (no es bueno decirle: "no pasa nada, te queda tu hija, que tienes aquí contigo" y otras cosas parecidas a alguien que acaba de perder a su hijo). 

¿Sabéis lo que realmente fue de apoyo a esa mujer en ese momento tan duro? Que le escuchara, que le diera un pañuelo, un vaso de agua, sentarme a su lado...nada más. En ese momento no quieres nada más. Y bueno, yo jugaba con ventaja, porque sé lo que se siente al perder un hijo (yo perdí dos en un embarazo, eran gemelos siameses). Al tener esa "especial sensibilidad" por el dolor de los demás, puedes ser de apoyo en esos momentos, tu sensibilidad te ayuda a detectar el dolor y ayudar. 

Tu sensibilidad te ayuda también a apreciar pequeños detalles de la vida, la belleza de las flores, lo agradable de los rayos del sol por las mañanas, el olor de la lluvia y la tierra mojada, los animales y su comportamiento tan curioso, lo relajante del mar, lo que se siente al tocar el agua... y otras cosas agradables.






En esos vídeos que he visto, se habla de que los hipersensibles, al creer que nos ofenden personalmente cuando quizá objetivamente no sea así, nos hacemos las "víctimas". Yo creo que no es así, porque si bien "puede parecer que dramatizamos para llamar la atención", la realidad es que vemos las cosas "desde otro punto de vista" que los demás no han analizado, no se han acercado tanto a la situación para verlo de la misma manera que nosotros. Al menos en mi caso nunca me he considerado una víctima, y me duele bastante cuando los demás piensan que es así. Pero es normal que una persona "menos sensible" te vea como una víctima, aprendes a aceptar que no todos te entienden y que es lógico que te vean como "un loco" que desvaría, que dramatiza. 

Ambos extremos son malos creo. Ni somos víctimas como nos quieren hacer creer (o débiles) ni somos tampoco "super héroes". Cada persona tiene sus cualidades, como quién es muy simpático, muy fuerte, muy alto, muy bajo, muy amable, muy guapo, muy...lo que sea. Ser "muy sensible" no es sinónimo de "algo malo" a erradicar, sino una cualidad muy positiva. Transmites también tu alegría cuando estás alegre, y eso se contagia y es algo bueno. Dar un poco de tu luz a los demás siempre es bueno, compartir lo bueno de la vida con los demás es positivo. Todos deberíamos mostrarnos más a menudo, dejar "fluir" esos sentimientos y no reprimirlos tanto. 

¡Demos algo de nosotros mismos a los demás: dar amor, paz, alegría... no es nada malo!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...